Mantenimiento de líneasporqué limpiar tus líneas con un profesional

abril 26, 2020by beerplease

[Traducción y adaptación: Carolina Cartagena]

¿Por qué casi nadie limpia las canillas de cerveza? La mayoría no sabe de su importancia, otros lo evitan porque realmente hacerlo puede ser en buen porteño un dolor de huevos y otros simplemente para ahorrarse unos mangos.

Evitar la limpieza de canillas y líneas de forma regular no es solamente tirar el dinero, sino que es también servirle un producto defectuoso al consumidor, algo que seguramente los brewmasters no querrían. Aquí las razones de porqué limpiar tus líneas con un profesional. ¡Ojo con estos 4 puntos!

1. Hola bacterias y restos orgánicos

Cuando los residuos quedan en el sistema de expendio de cerveza, estos infectan la cerveza con bacterias y material orgánico. Estos restos pueden multiplicarse en la línea, fermentando en un periodo reducido de tiempo, creando a su vez altos niveles de dióxido de carbono. Esto puede resultar en espuma incontrolable, literalmente tirando dinero a la basura. También, estos contaminantes afectan la calidad de la cerveza, produciendo aromas y sabores desagradables y ácidos. Tristemente, muchos bares y restaurantes sirven cerveza de esta forma, lo que resulta en una cerveza artesanal que dista mucho del sabor que crearon sus brewmasters.

2. Limpiar los sistemas de cerveza correctamente puede ser difícil

No es solo desafiante, sino que requiere de mucho tiempo. También, hay que cumplir con ciertos estándares. Un sistema contaminado o incorrectamente sanitizado no solo es un desperdicio de dinero, sino que también anula el propósito inicial del sistema… servir buena cerveza.

Ahora bien, cualquiera puede comprar las soluciones necesarias y remojar las líneas por sí mismo. Sin embargo, la modalidad DIY es efectiva en un 20% si se compara con un servicio experimentado e incluso conlleva riesgos. Cuando las líneas se limpian con demasiada solución, por ejemplo, esta penetra en las líneas, contaminando la cerveza y a mediano plazo arruinando las líneas. Un grave (y costoso) error, que es totalmente evitable.

También existe el factor de seguridad pública. Si se deja descuidadamente demasiada solución de limpieza en las líneas, esto puede derivar en problemas de salud para los consumidores. Lo último que necesita cualquier negocio es una demanda o una reputación de cerveza contaminada.

3. Las líneas deben limpiarse mientras todavía están limpias

Tema, temón. Aunque existe cierta disputa sobre la frecuencia con la que se deben limpiar las líneas, el estándar de la industria es de una a dos semanas. Beerplease recomienda que se haga cada 15 días.

Ahora, para mantener un nivel constante de calidad, las líneas deben limpiarse mientras todavía están limpias. Esperar hasta que las líneas se ensucien significa que la calidad de su cerveza ya se vio afectada… es decir, que se contaminó.  Por otro lado, las líneas que se limpian con mayor frecuencia duran más que las líneas sucias, lo que reduce los costosos reemplazos.

También está la cuestión de la limpieza de las canillas y accesorios. Al igual que los sistemas, estas son fuentes de contaminantes y deben limpiarse correctamente y con regularidad para asegurarse de no dejar el trabajo a medio hacer.

 

4. Una cuestión de integridad

Imagina sentarte frente a una cerveza recién servida y notar un aroma desagradable… un asco. La integridad de la cerveza es por lo que luchan los cerveceros en una industria floreciente. Y el objetivo de las cervecería es justamente llevar este producto íntegro hasta la copa del consumidor. Respetemos el trabajo de los brewmasters, quienes a estas alturas son verdaderos artistas, e intentemos que la experiencia cervecera sea lo más allegada a lo que ellos crearon para nosotros. 

Fuente: Cleaningmylines.com